5 trucos para mantener la piscina después del verano

 

El fin del verano trae consigo la vuelta a la rutina, el fin de las vacaciones, los días cada vez más cortos y el frío del otoño. Además, con el fin de la época estival llega el momento de guardar el bañador y preparar las piscinas para el frío del invierno. Si sigues estos trucos para mantener la piscina, podrás disfrutar de nuevo de un verano en remojo al año que viene. ¡No te los pierdas!

 
 

  1. Sistemas de filtrado

Lo primero que debes tener en cuenta antes de despedirte de tu piscina es el sistema de filtrado. Para un buen mantenimiento debes comprobar que están en perfecto estado, limpiar los filtros y desinfectar la arena. Si no están en buen estado, deberías recurrir a un fontanero experto en piscinas. Recuerda que si cuidas tu piscina durante el invierno, te ahorrarás un caro y complejo proceso de puesta a punto.

  1. Cloro

Hace unos años el correcto mantenimiento de las piscinas en inverno exigía el vaciado de las mismas para limpiarlas y cada verano había que llenarla de nuevo. Actualmente es posible hacer tratamientos con cloro (o bromo) para que la piscina permanezca llena de agua. La cantidad necesaria será inferior a la que utilizamos en invierno y se debe aplicar durante unas 8 horas a la semana. Lo ideal es mantener una dosis mínima de unos 0,5mg/l de cloro en el agua.

Además, si tu piscina está situada en un zona con vegetación puede ser conveniente utilizar desinfectantes de cloro y alguicidas. Estos productos evitan la descomposición y se suelen aplicar una vez al finalizar el verano y otra vez a mediados de invierno.

Sin título-3

  1. Control del Ph

El control del Ph del agua resulta esencial en el mantenimiento de tu piscina durante el invierno. De esta forma nos aseguraremos de que el agua no va a irritar nuestra piel ni tampoco se generarán algas. El Ph de tu piscina debe mantenerse entre los valores 7.2 y 7.6.

  1. Piscina con cubierta

Si tu piscina tiene cubierta, debes limpiarla antes de que empiece el invierno. Asegúrate de que utilizas los productos adecuados consultando al fabricante. Recuerda aclarar la cubierta conforme vas limpiándola para que no se acumulen los detergentes ni queden restos de polvo o suciedad sobre ella.

  1. Riesgo de heladas

Si vives en una zona con riesgo de heladas es recomendables que bajes el nivel del agua por debajo de los skimmers, las bocas de succión de las paredes de tu piscina. Además, un truco para que la presión de la superficie helada no afecte al vaso de tu piscina es colocar flotadores en el agua.

Y ahora, ha llegado el momento: despídete de las tardes en la pisci y pon en práctica estos consejos. Recuerda que bajar la guardia en el cuidado de tu piscina durante el invierno podría costarte muy caro el próximo verano. Si tienes alguna duda, no dudes en consultar tu caso con un experto y en unos meses podrás volver a disfrutar.. ¡al agua patos!