¿Conoces los cloradores salinos?

¿Conoces los cloradores salinos?

Se acerca el verano, y con ello el tiempo de planificación de viajes, vacaciones y de ir pensando en limpiar y preparar la piscina para el buen tiempo.

Por eso en Koysa ya estamos trabajando en el mantenimiento de piscinas.

Existen varias formas para el tratamiento y mantenimiento del agua de las piscinas.

En los sistemas de filtración actualmente prevalece el cloro, sin embargo este tipo de tratamiento tiene una serie de inconvenientes, los cuales hemos sufrido todo bañista, como irritaciones en la piel, ojos, decoloración de los trajes de baño…

¿Conoces los cloradores salinos?

Para nosotros lo más importante del mantenimiento de la piscina es que esta esté limpia de gérmenes y sea lo más saludable posible para los que la disfrutan, por eso en Koysa instalamos cloradores salinos pensando en ti y en tu bienestar, para que puedas disfrutar de tu piscina al máximo.

Este sistema trata de la desinfección del agua mediante el cloro propio de la sal. Es un tratamiento del agua natural, sin productos químicos y con un mantenimiento muy económico. Puesto que el agua solo es tratada por la sal, este tipo de tratamiento lleva intrínseco muchas ventajas:

  • El agua ligeramente salada hace que la presión osmótica sobre la piel sea menor, mejorando la sensación de bienestar y reduciendo la absorción de productos químicos
  • El olor a químicos y sabor habitual de las piscinas desaparece, como el tacto áspero que queda en el pelo y la piel
  • El agua es tratada sin productos químicos, salvo en aguas duras en la que se utiliza minoradoresde pH, por lo que no hay riesgo de intoxicación
  • No existe riesgo de incendio o explosión, ya que la única materia prima utilizada es la sal
  • Mantenimiento económico, el consumo eléctrico es equivalente a una bombilla de bajo consumo y el agua de la piscina puede mantenerse sin necesidad de cambiarla

¿Conoces los cloradores salinos?

  • Comodidad y sencillez de uso. Sistema automático que solo necesita controlar el equilibrio del pH (entre un 7 y un 7,6), para verificar que todo funciona correctamente
  • La sal solo debe añadirse cada 3 o 4 años
  • La salinidad del agua con estos sistemas es similar a una lágrima (~5g/l), muy por debajo de la salinidad del agua del mar. Por lo tanto, apenas deja residuo, y tampoco afecta al cuerpo
  • Calidad estética del agua. Por la claridad y nitidez del agua que se consigue con el clorador salino

Si estás interesado en en saber más sobre los cloradores salinos, llámanos, en Koysa estaremos encantados de asesorarte.